Uncategorized

¿Qué tan cierta es la frase que dijo Cindy Crawford sobre “El rostro que tienes a los 25 es el que Dios te dio, pero el que tienes a los 50 es el que te has ganado”?

Coco Chanel alguna vez dijo que “puedes ser preciosa a los treinta, encantadora a los cuarenta e irresistible durante el resto de tu vida…” pero para lograrlo, una de las mejores cosas que puedes hacer por ti es cuidar tu piel para las décadas venideras, y con esto nos referimos a corregir los errores y crear hábitos a los que no les das importancia en los 20, pero que pagarás (o agradecerás) a los 40.

¿Ya sabes cuáles son?

Exfoliación: sí, hemos dicho que este paso ayuda a absorber de mejor manera los beneficios del resto de tus productos si lo haces (por lo menos) una vez a la semana. Sin embargo, si te exfolias de dos a tres veces semanalmente, podrás ver que los signos de la edad que comienzan a aparecer, se desvanecerán junto a las células muertas que se van eliminando de una forma mucho más veloz.

Vitamina C: sus beneficios sobre el cuerpo son muchos (particularmente en lo que conlleva a resfriados), pero cuando se trata de potencializar la dermis, los resultados son extraordinarios. Los antioxidantes que posee la vitamina C es de los must de los dermatólogos y que de no usarlo, debes de incorporarlo a tu rutina ASAP. Puede darle un brillo muy singular al rostro, además de que le da firmeza y lograr borrar las primeras arrugas gracias a colágeno que posee.

Protector Solar:  si tu rutina beauty fuera un sistema solar, este sería el equivalente al astro rey. Tengas contacto directo o indirecto con él, este es el más importante cuando se trata de proteger tu rostro contra lo que más envejece: el sol. Sus propiedades de protección y anti-edad lograrán que te veas joven por mucho más tiempo. ¡Ah! Y procura no usarlo únicamente en el rostro, sino en todas esas zonas expuestas a los rayos solares como cuello, brazos y manos.

Retinol:  Aplicar la Vitamina C es importante de día, pero cuando cae la noche, este es el ingrediente indispensable para que tu piel tenga la restauración que necesita mientras duermes. Si lo comienzas a usar en la década de tus 20s, las vitaminas que contiene serán un gran auxiliar para prevenir las arrugas y desarrollar un boost en la producción de colágeno.

Agua:  consumirla es tan importante como usarla para limpiar tu rostro. De día o de noche, no importa lo que exhausta que llegues a tu casa. También ten un líquido a la mano en ese momento que te pueda ayudar a limpiar el maquillaje y la contaminación con la que has estado en contacto durante el transcurso del día. Puede parecer una nimiedad, pero este es el hábito que te ayudará a mantener una piel libre de imperfecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *